Situación en Gaza alcanza niveles de emergencia sin precedentes

Noticias ONU_ Ziad Taleb Desplazados saliendo de Rafah hacia el centro de Gaza. Imagen

Trabajadores humanitarios con 30 años de experiencia afirman no haber visto nunca una situación tan devastadora, compleja y errática. Mientras la ONU es vandalizada por exaltados manifestantes israelíes en Jerusalén, la ayuda humanitaria a la Franja de Gaza está prácticamente suspendida.

La tasa de muerte va en aumento

Según las autoridades sanitarias de la Franja, al menos 34 mil 900 personas han muerto, se calcula que al menos unas 10 mil se encuentra sepultadas bajo los escombros y más de 78 mil 500 han resultado heridas durante los bombardeos y las operaciones terrestres israelíes en Gaza desde el 7 de octubre, los ataques liderados por Hamás contra el sur de Israel en los que murieron 1250 y más de 250 fueron tomados como rehenes, muchos de ellos aún sin liberar. Además, cientos de palestinos personas siguen detenidos por Israel.

La situación en Gaza “ha alcanzado niveles de emergencia sin precedentes” tras los bombardeos israelíes en Rafah y el cierre de los cruces fronterizos, ha alertado la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria.

“He trabajado en emergencias humanitarias a gran escala durante la mayor parte de los últimos 30 años y nunca había participado en una situación tan devastadora, compleja o errática como ésta”, dijo por su parte el coordinador de UNICEF en la Franja que alertó de los efectos del cierre del paso de Rafah.

«Durante cinco días no ha entrado en la Franja de Gaza ni combustible ni prácticamente ayuda humanitaria, y estamos rascando el fondo del barril. Esto ya es un problema enorme para la población y para todos los actores humanitarios. Pero en cuestión de días, si esto no se corrige, la falta de combustible realmente paralizará todas las operaciones humanitarias”, añadió Hamish Youn

La operación militar israelí en Rafah, no ha cesado hasta ayer viernes 10 de mayo  forzando el desplazamiento de al menos 110 mil gazatíes. Mientras tanto, la labor humanitaria a través de la Franja ha quedado paralizada, incluyendo la entrada de suministros imprescindibles.

El personal humanitario de la ONU ha vuelto a hacer un llamamiento al alto el fuego como “única esperanza” para evitar un mayor derramamiento de sangre y restablecer el suministro de la ayuda que tanto se necesita.

“A medida que se intensifican los bombardeos de las fuerzas israelíes en Rafah, continúan los desplazamientos forzosos”, dijo la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en un post en X. “Alrededor de 110 mil  personas han huido ya de Rafah en busca de seguridad, pero, ningún lugar es seguro en la Franja de Gaza y las condiciones de vida son atroces. La única esperanza es un alto el fuego inmediato”.

Además de la amenaza inmediata de una acción militar continuada, la ONU ha advertido con creciente urgencia, desde que los tanques israelíes irrumpieron el lunes en el paso fronterizo de Rafah, que la ayuda humanitaria a través del enclave ha quedado paralizada.

“Posiblemente, de nuevo, empeorará la situación si no se reactivan las operaciones humanitarias en las próximas 48 horas”, declaró Hamish Young, coordinador superior de emergencias del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en la Franja de Gaza.

Ataques contra la ONU

Por otra parte, el Secretario General de la ONU, António Guterres, condenó enérgicamente un nuevo ataque de manifestantes contra una instalación de UNRWA en Jerusalén oriental cuando “residentes israelíes prendieron fuego al perímetro dos veces” el jueves por la noche estando en su interior el personal de UNRWA y de otras agencias de la ONU.

“Condeno el reciente ataque contra la sede de UNRWA en Jerusalén Este. Atacar a trabajadores humanitarios y bienes humanitarios es inaceptable, y debe parar», dijo Guterres en un post en X.

Se trata de la segunda vez que la UNRWA ha sido atacada en una semana en medio de meses de manifestaciones.

Desarraigados de nuevo

De vuelta a Gaza, las últimas imágenes desde Rafah proporcionadas por la UNRWA mostraban un flujo constante de personas abandonando el este de la ciudad con coches, motos y carretas tiradas por burros cargadas con sus pertenencias en respuesta a las órdenes de evacuación del Ejército israelí.

La mayoría de los desplazados buscan seguridad en Jan Yunis y Deir Al-Balah. Sin embargo, estas zonas carecen de los servicios básicos necesarios para atender a los civiles que necesitan alimentos, cobijo y asistencia sanitaria, sostienen los equipos de ayuda.

Las carreteras que conducen a la zona costera de Al Mawasi, adonde se ha ordenado a los habitantes de Gaza que se trasladen, “están atascadas”, afirmó el portavoz de UNICEF. Hablando desde Rafah a través de un enlace de vídeo con periodistas en Ginebra, describió escenas desesperadas de familias desarraigadas una vez más, con “muchos cientos de camiones, autobuses, coches y carretas cargadas de personas y posesiones” que siguen saliendo de la ciudad del sur.

“Las personas con las que hablo me dicen que están agotadas, aterrorizadas y saben que la vida en Al Mawasi será, de nuevo, imposiblemente más dura”, dijo Hamish Young. “Las familias carecen de instalaciones sanitarias adecuadas, agua potable y refugio. La gente está haciendo retretes improvisados cavando agujeros en el suelo alrededor de grupos de tiendas. La defecación al aire libre va en aumento”.

“Uno de los padres me dijo que no tenía más que malas opciones para elegir. Mientras me decía adónde iba, empezó a sollozar. Luego sus hijos empezaron a llorar y a preguntarme qué hacer. Es una situación trágica y no hay ningún lugar seguro en Gaza para los niños”.

REDACCIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba